El Cuento como Recurso Educativo

Los Cuentos Tradicionales

Todos somos conscientes de la utilidad de los cuentos tradicionales para transmitir a los niños normas de conducta. Caperucita nos enseñó a no irnos con extraños, Los Tres Cerditos a que el trabajo y el esfuerzo tienen su recompensa, El Patito Feo a que cada uno de nosotros somos únicos… etc. Desde hace cientos de años, los cuentos han sido una de las principales fuentes de aprendizaje de normas, conductas y actitudes para los niños.

El uso terapéutico del CuentoEl Cuento como Recurso

El cuento también ha sido utilizado terapéuticamente en muchos problemas infantiles. En la revisión de Xavier Méndez Carrillo, Mireia Orgilés Amorós y Ana Isabel Rosa Alcázar, de la Universidad de Murcia titulada “Los tratamientos psicológicos en la fobia a la oscuridad: Una revisión cuantitativa”, aparece el cuento como uno de los tratamientos efectivos para la fobia infantil a la oscuridad.

La efectividad del Educa-Cuento

El eminente psicólogo Albert Bandura demostró que el modelado, aprendizaje observacional o aprendizaje vicario, es una estrategia de aprendizaje básica para los seres humanos desde que somos niños. Esta estrategia se basa en “imitar” un modelo que puede ser presentado de forma real o imaginaria. A éste último modelo se le denomina simbólico y es el que está detrás de la efectividad de los Educa-Cuentos.

Educando con Cuentos” no pretende suplantar el tratamiento psicológico u otro tipo de intervención cuando es necesario, sino ayudar a los padres a solventar las situaciones problemáticas leves que se dan en el día a día, de una forma amena y divertida para los niños. Por ello, el equipo psicológico de “Educando con Cuentos”, en aquellos casos en los que identifique que la situación expuesta requiere un tratamiento psicológico, hará la recomendación oportuna.